Cómo recuperar la forma física después del verano

recuperar forma fisica

Ha llegado ese momento no deseado en el que se terminan las amadas vacaciones y debes volver a la rutina diaria, donde está incluida la rutina de ejercicios físicos. El ejercicio es uno de los elementos que no deben faltar en la vida diaria debido a los altos beneficios que tiene para la salud. Es normal que después de las vacaciones haya un aumento de peso o por lo mínimo en la grasa corporal, lo cual puede controlarse con una buena dieta y ejercicio.

Claves para retomar la rutina después del verano

Retomar la rutina de ejercicios luego de cierto período de inactividad, aunque haya sido breve, no siempre es fácil, pero tampoco imposible.

Banner-pizamovil-mediana-850x200

Objetivos realistas

Tener objetivos claros en la vida es una de las cosas que llevan al éxito, y en tu rutina de entrenamiento es igual. Por supuesto, es necesario que tengas una buena motivación que actúe como motor para alcanzar dichos objetivos y metas.

 Uno de los objetivos que debes plantearte después del verano es mejorar tu forma física, pero siempre comenzando poco a poco. A medida que vayas alcanzando objetivos pequeños y realistas, podrás ganar mayor confianza y aumentar cada vez más los ejercicios y la resistencia.

Haz una pretemporada

Esta es una estrategia que ponen en práctica los futbolistas y otros deportistas. Se trata de empezar de a poco y con una rutina de entrenamiento suave y adaptado a tu condición física del momento. Ir poco a poco evitará que te desmotives, uno de los peores enemigos del entrenamiento físico. Además, con un entrenamiento adecuado a tu condición física podrás evitar lesiones que no ayudarán en nada.

Los entrenamientos de cuerpo completo junto con sesiones aeróbicas suaves pueden ser una excelente opción para las primeras dos semanas. Una vez que tu cuerpo se vaya adaptando a la nueva rutina, podrás ir realizando ajustes y aumentar la intensidad, frecuencia y fuerza de cada ejercicio. Algunos ejercicios corporales como flexiones, sentadillas, plancha, salto de cuerda, entre otros serán buenos aliados.

Intensidad progresiva

Si dejaste los ejercicios antes del verano en cierto nivel, no es buena idea comenzar en ese mismo nivel, ya que tu cuerpo seguramente ha perdido al menos un 5% de condición física durante ese período. Luego que culmines con la pretemporada y te sientas listo para iniciar el verdadero entrenamiento, crea una rutina que sea progresiva. Esto puedes hacerlo estableciendo un máximo de repeticiones, de tiempo, de intensidad y aumentarlo poco a poco cada semana que pasa.

Prueba cosas nuevas

Probar cosas nuevas en tu rutina de entrenamiento puede darte la frescura y el ánimo necesario para arrancar con buen pie. A muchas personas les aburre hacer siempre los mismos ejercicios y la misma rutina, razón por la que dejan de entrenar. Intenta actividades físicas diferentes después del verano, implementa nuevos equipos de entrenamiento, crea rutinas alternadas, o lo que se te ocurra, pero ese cambio puede ayudarte mucho.

No te olvides de la alimentación

La alimentación es la clave para que tu rutina de ejercicios, sea cual sea, produzca resultados. Así que debes establecer una buena dieta alimenticia, es decir, cuidar lo que comes y cómo cocinas a fin de que no se dañe el trabajo que haces en el gimnasio. Los alimentos procesados son los peores enemigos de una buena alimentación, por lo que sería una buena idea reducirlos al máximo o incluso eliminarlos.

Mantener una buena dieta no requiere necesariamente de mucho dinero. Con productos sencillos, pero bien utilizados y preparados podrás obtener los nutrientes necesarios para complementar tu rutina de entrenamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + ocho =